Herae nace de mi necesidad de crear algo no sólo bello si no lleno de significado. Por ello la primera fuente de inspiración es mi propia experiencia de vida. Las piezas que realizo surgen de conceptos provenientes del mundo de la arquitectura, la naturaleza, el arte y cualquier vivencia que haya dejado una huella en mi trayectoria.

Después de algunos años dedicados a la profesión de arquitecto, decidí buscar en el diseño esa libertad expresiva que, a menudo, el mundo de la arquitectura no concede.

Herae nace con la ilusión de transferir al objeto de diseño una visión totalmente personal del mundo, basada en la estetica y la durabilidad.

Por esto lo que busco en mis joyas es una belleza que no sigue las modas y que se propone mantener su valor estético a lo largo del tiempo.

El proceso de fabricación de mis piezas es una mezcla de técnicas antiguas y modernas, pero siempre artesanales. Esto me permite obtener unos matices que convierten cada pieza en una pieza única.

Los acabados están pensados para que las joyas adquieran una pátina que hable del paso del tiempo, de la misma manera que sucede en la arquitectura y la naturaleza.

Algunas de las fases se llevan a cabo en colaboración con artesanos locales para ofrecer un producto completamente hecho en Cataluña.